Seguidores

domingo, 18 de octubre de 2009

La Cultura que no libera, traiciona

"La Cultura que no libera, traiciona", esa fue la frase que me caló en la ponencia que hizo el crítico Alejandro Serrano Caldera en la Mesa Técnica Taller, convocada por el Instituto de Cultura Hispánica, donde se dio voz a una serie de personajes que hacen y viven dentro del acontecer cultural nicaragüense. 

Ahí estaban escritores, actores, cineastas, productores, músicos, periodistas, docentes, documentalistas, en fin, gente que verdaderamente no está con los brazos cruzados esperando que otros hagan cultura. Es decir, gente que con entrega realizan sus sueños.  

 

El objetivo de este taller, según la información suministrada, es el de consultar con todos estos hacedores de cultura, sobre los retos planteados por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y la Embajada de España,  ante la formulación de la estrategia para la creación del Centro Cultural de España en Nicaragua. 

 

O sea, hay cambios que demandan a la evolución de las formas de cómo potenciar, los fondos de  los programas de desarrollo en apoyo a la cultura nacional. Dirigiéndose a la creación de mejores oportunidades para los nicaragüenses.  

La jornada inició con las palabras del señor  Miguel García-Herraiz Roobaet, quien agradeció por la presencia de muchos profesionales de la cultura en esta consulta y es que, a ley y conciencia, es un gran éxito tener más de 32 profesionales que tienen un papel cultural como Marta Clarissa Hernández, Belkis Ramírez, Gloria Bacon, Lucero Millán, Fernando López, Patricia Belli, María Belen Cardenal, Sofía Montenegro, Martha Leonor González, Matias Señoran, Clara Grum, Perrosompopo, Pepe Prego, su servidora... entre otros.

 

 Ahí estuvo Luis Morales Alonso, actual Director Nacional del Instituto Nicaragüense de Cultura y habló sobre los lineamientos del Gobierno Central entorno a la cultura. Posteriormente tomó la palabra Margarita Vaninni, Directora General del Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamérica de la Universidad Centroamericana, luego Alejandro Serrano Caldera, quien acertadamente expuso algunos puntos claves sobre el concepto de "desarrollo cultural" (Ver vídeo). 

 

A mi juicio, la riqueza de este encuentro de profesionales de todas estas disciplinas es que el sentimiento era el mismo.Es decir, "Cansados de vivir cercenados en nuestros derechos culturales, siendo entre los principales factores, la falta de apertura en los medios de comunicación tradicionales".

 

 Asimismo, este encuentro sirvió como una retroalimentación de las diferentes problemáticas que enfrenta la industria cultural, así como las fortalezas que tenemos como nicaragüenses al tratarse de la hemorragia de creatividad que se derrama gracias a nuestra sangre pinolera.

 

Me siento muy agradecida con David López Prisuelos, coordinador de Cultura del INCH y Lázaro Israel Rodríguez,  colaborador para esta Mesa Taller, ya que su acertada visión me permitió alzar mi voz, desde el punto de vista de la experiencia ganada en estos años en el ejercicio de mi profesión ("orgullosamente periodista").  

 

Es decir, no necesité que detrás mío estuviera una gran empresa de comunicación para poder ser parte de este proceso consultivo, y eso tiene un gran valor en término de cómo percibimos el mundo que nos rodea y es ahí donde tiene cabida esa frase de Serrano Caldera que: "La cultura que no libera, traiciona", ya que muchas veces me sentí traicionada por aquellas instituciones que dieron oportunidades a otros que pertenecían a esos medios masivos que hoy son fuertemente cuestionados. 

 

Y esto no es una catarsis ni mucho menos, sólo una realidad cultural que sufren muchos profesionales de la comunicación que son excluidos de esas listas de beneficiarios, que fueron escogidos más por la institución que representan que por el compromiso que adquieren de contribuir al dialogo, a la participación, a la educación y al fortalecimiento de nuestra identidad cultural. 

 

Celebro la iniciativa del Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica, agradezco a la Embajada de España y a su Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo por brindar esa oportunidad de expresarnos y expresarse. Espero que las 8 horas y media compartidas en este taller y los aportes hechos tengan sus frutos a un corto plazo. 

 

Hasta la vista y espero compartan conmigo que, esto de la cultura bloquera, llega a ser una de las alternativas viables para voltear nuestra mirada hacia las nuevas propuestas. Así que no seaís egoístas y compartan esta noticia acompañada con un poco de reflexión. :)

 

Ade..

video
Publicar un comentario